ALIMENTE 21, Proyecto pionero para aplicar inteligencia artificial a la producción alimentaria

El proyecto cuenta con un presupuesto de 5,1M€ y ha sido dotado con 3M€ en ayudas procedentes de los Fondos Next Generation

  • 0
ALIMENTE 21, Proyecto pionero para aplicar inteligencia artificial a la producción alimentaria

Un consorcio de siete empresas liderado por Raventós Codorníu ha puesto en marcha un ambicioso proyecto para aplicar la Inteligencia Artificial a los procesos de producción de la industria alimentaria. Se trata de ALIMENTE 21 – Industria alimentaria inteligente del siglo XXI, que tiene como principal objetivo incrementar la eficiencia de la gestión industrial en el sector alimentario, aumentar su calidad y seguridad y reducir su impacto ambiental (consumo energético e hídrico) aplicando nuevas tecnologías, principalmente la Inteligencia Artificial.

ALIMENTE 21 cuenta con un presupuesto de 5.116.810€ y con una ayuda de 3.097.895€. Está subvencionado por el CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial) con el apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación y cofinanciado por los Fondos Europeos Next Generation y se trata del único proyecto de alimentación aprobado en la convocatoria 2021 del programa estatal “Misiones, Ciencia e Innovación”.

El proyecto, que acaba de empezar y finaliza en 2024, lo realizan de forma consorciada tres compañías del sector alimentario (Codorníu y las cárnicas Aldelís y Prolongo) y cuatro ingenierías o proveedores tecnológicos: Mapex, Omron Iberia, Cibernos y Agropixel. Además, cuenta con la colaboración y coordinación técnica del centro tecnológico Eurecat.

En concreto, Eurecat trabajará con las empresas en la investigación y desarrollo de soluciones punteras basadas en Inteligencia Artificial, Big Data, Edge Computing, Digital Twin y otras, con el objetivo de hacer avanzar a la industria alimentaria hacia un modelo de gestión predictiva (se avanza a lo que sucederá), prescriptiva (sugiere qué hay que hacer), inteligente y con menor impacto ambiental, desde el punto de vista del uso del agua y la energía, principalmente.
Avanzando hacia la industria 4.0

Codorníu, que en este proyecto cuenta con la ayuda del centro tecnológico de la Universitat Politécnica de Catalunya, avanza, desde hace años, hacia la industria 4.0, que aprovecha tecnologías como la Inteligencia Artificial para ganar eficiencia y competitividad. Su objetivo es optimizar todos los procesos (desde la viña a la expedición de la botella): mejorar la toma de decisiones (gracias a la monitorización de viñas o de la línea de producción); ser más sostenibles reduciendo consumos energéticos y de agua; mejorar la innovación de sus cavas, etc.

Ya ha participado, junto a Eurecat, en otros proyectos de innovación como ADVANCEWINE, que utiliza tecnologías como el Big Data o la Inteligencia Artificial para gestionar mejor el proceso biológico de la uva (variabilidad y estacionalidad) y su influencia en cada una de las etapas del ciclo productivo. También ha impulsado, junto al centro tecnológico, el proyecto IGNITE, una plataforma de IoT (Internet de las cosas) para gestionar de forma centralizada todos los equipos, sistemas y sensores que intervienen en los procesos productivos industriales, dotando de inteligencia a las máquinas para que sean capaces de actuar de forma automática ante acontecimientos pre-definidos. Y ha participado también con Eurecat en el proyecto CONOCE, centrado en la aplicación de tecnologías disruptivas en el ámbito de la neurociencia para conocer mejor al consumidor y desarrollar productos innovadores adecuados a sus necesidades y preferencias.

Por su parte, Grupo Cibernos lleva años apostando por la IA como tecnología transformadora, especialmente en el desarrollo de escenarios predictivos aplicables a las SmartCities, Industria 4.0, Sanidad y SmartAgro. Grupo Cibernos participa en este innovador proyecto aportando su experiencia y conocimiento en el área de IA, en concreto, diseñando y desarrollando modelos de Deep Learning y Reinforcement Learning para la predicción de demanda de materias primas. Se utilizarán datos de otros sistemas y de sensores IoT para desarrollar escenarios predictivos y prescriptivos orientados a mejorar la producción de forma más sostenible en el sector agroalimentario.
Por su parte, ALDELÍS contará con el apoyo de los centros tecnológicos Eurecat y AINIA para alcanzar los objetivos establecidos en el proyecto: reducir el consumo energético e hídrico de su actividad productiva a través de la optimización de los parámetros de sus procesos. Gracias a ALIMENTE 21, se consolida la estrategia de ALDELÍS en el ámbito de la digitalización e industria 4.0 (Premio Industria Conectada 4.0, del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo,2020). En definitiva, este proyecto junto con otros de reciente aprobación en el marco del Green Deal, refuerza e intensifica el compromiso de la compañía con la sostenibilidad y los ODS.

A su vez, OMRON diseñará y pondrá en marcha las soluciones basadas en Inteligencia Artificial en colaboración con Eurecat y la Universidad de Alcalá de Henares. Los objetivos del uso de estas tecnologías son mejorar la calidad en el mercado de la alimentación, reducir desperdicios de envases y alimentos, reducir los consumos de agua y mejorar la eficiencia y disponibilidad de las líneas de fabricación donde se embarcarán estas soluciones. OMRON cuenta con una dilatada experiencia en el campo de la Excelencia Operacional, siendo una de las 100 empresas más innovadoras del mundo, según Clarivate Analytics, debido al desarrollo de estas tecnologías que se van a investigar e implantar durante el proyecto ALIMENTE 21.

Por su parte, Prolongo participa en el proyecto ALIMENTE21 con el objetivo de aplicar una batería de tecnologías de Inteligencia Artificial para la mejora de la productividad y la sostenibilidad de sus procesos, así como para incrementar el nivel de seguridad alimentaria en sus operaciones. De la mano de Eurecat y OMRON, se van a aplicar estas tecnologías en los campos de gestión logística integral, mejoras en la disponibilidad de elementos de producción y mejora de la seguridad alimentaria.
Por su parte, Mapex se centrará en investigar los retos más complejos a los que se enfrenta la industria alimentaria del futuro desde el punto vista de la captura y la explotación de la información. La compañía empleará tecnologías punteras como la Inteligencia Artificial y el Big Data para proporcionar a los fabricantes predictibilidad y anticipación sobre sus procesos productivos, dotando de capacidades avanzadas a sus sistemas de gestión de plantas industriales (MES). El objetivo de Mapex en este proyecto es proporcionar a las empresas las herramientas necesarias para que puedan analizar datos de manera inteligente: reconociendo patrones, y usándolos para desarrollar capacidades predictivas y afrontar nuevos desafíos referentes a la calidad del producto, la disponibilidad de activos y/o la optimización de los procesos, entre otros.

Agropíxel es una spin off tecnológica del grupo Raventós Codorníu que presta servicios tecnológicos basados en técnicas de agricultura de precisión y en sensórica avanzada e inteligencia artificial para bodegas. En Alimente 21 actuará obteniendo todos los datos sobre la llegada de la uva en la bodega y participará en la instalación de sensores avanzados y el uso de inteligencia artificial para reducir el consumo de energía y agua.

Noticia anterior Vodafone lanza ‘Economía de las Cosas’: un universo en el que los dispositivos, vehículos y máquinas podrán comprar y vender por nosotros
Noticia siguiente Conoce las ayudas para ciberseguridad industrial de este año