Jardines y zonas verdes: diseño, tipos y costes

Recurrir a un diseñador de jardines garantiza un resultado coherente en términos de entorno, función y armonía con el contexto

  • 0
Jardines y zonas verdes: diseño, tipos y costes

Diseñador de jardines: a quién dirigirse El diseño de jardines y zonas verdes es una actividad que pretende crear espacios urbanos públicos y privados agradables, bellos y también funcionales.

¿Qué pasos hay que seguir para diseñar un jardín?

Qué tipos hay que buscar, qué opciones hay que tomar en cuanto a plantas, materiales, accesorios y costes

Las plantas y la vegetación tienen una influencia positiva en el medio ambiente, en la calidad del aire, la humedad, la temperatura, pero también en el bienestar de las personas.

Un jardín puede tener distintas finalidades, puede ser puramente decorativo o, al contrario, un espacio dedicado al ocio, el juego y la relajación.

En función de los objetivos, hay que diseñar un proyecto a medida para el espacio en cuestión y, para que el resultado sea satisfactorio, es importante contactar con el diseñador de jardines adecuado.

Es el arquitecto paisajista quien se ocupa del diseño y la intervención de las zonas verdes y el paisaje, a diferentes escalas: grandes zonas verdes y espacios públicos, intervención en zonas protegidas, reurbanización de zonas abandonadas o degradadas y, por último, el diseño de parques, jardines y huertos, tanto públicos como privados.

Un arquitecto paisajista utiliza herramientas y métodos específicos y tiene competencias en varios ámbitos: tiene conocimientos de diseño y planificación, está familiarizado con la legislación pertinente, el diseño, la estética, los principios arquitectónicos, las técnicas de representación, la sostenibilidad, la botánica, la historia y la protección del paisaje, la conservación del medio ambiente y la ecología.

Por lo tanto, cuando se busca un diseñador de jardines, se habla de un profesional que se ocupa de los proyectos de ordenación del paisaje, capaz de intervenir con coherencia en jardines privados, parques y huertos, zonas verdes en las empresas, pero también en grandes espacios verdes, zonas protegidas y contextos de regeneración urbana.

¿Cómo diseñar un jardín?

Los pasos a seguir El objetivo de un diseño de jardines es crear un entorno natural en armonía con el entorno y con el hombre.

Esto significa hacer un estudio de las formas, los colores, los volúmenes, la disposición, pero también de los olores, el mobiliario y el contexto. Es fácil entender que la base del diseño de un jardín se basa en una inspección y una reunión con el cliente, para conocer las demandas y necesidades del cliente.

A continuación, el arquitecto paisajista procede a un cuidadoso análisis del lugar y de las condiciones climáticas, investigando a fondo todas las características.

De este modo, comienza a desarrollar las primeras ideas, razonando sobre los materiales y las tecnologías adecuadas para el espacio en cuestión.

El diseño propiamente dicho comienza cuando todas las ideas están representadas y determinadas, con un anteproyecto cuya finalidad es comunicar al cliente la idea básica del diseño, a través de dibujos, planos y fotos.

El cliente y el diseñador de jardines evalúan juntos todos los detalles, como la elección del mobiliario, la iluminación, el pavimento exterior, los materiales y el sistema de riego.

Gracias a la experiencia del diseñador, la elección de las plantas también será coherente tanto con la estética del proyecto como con los requisitos medioambientales del lugar.

Así se llega al proyecto final, que implica la realización de dibujos más detallados, útiles para definir todos los componentes del jardín: vegetación, arquitectura, pavimentación, iluminación y mobiliario.

En esta fase también se realiza un cálculo métrico preciso de todo el trabajo, que se convierte en un presupuesto detallado para el cliente.

Los diferentes tipos de jardín Hay muchas referencias e ideas para diseñar un jardín.

Entre los principales tipos de jardín se pueden identificar:

El jardín inglés nació en el siglo XVIII y tiene un aspecto espontáneo y salvaje, con formas irregulares y un estilo romántico. En realidad, los diseños están bien pensados y el mantenimiento adecuado es esencial. Se utilizan árboles altos y los espacios deben ser adecuados. El jardín italiano tiene su origen en las villas nobles del siglo XV, es elegante, geométrico y bien definido. Los setos, arbustos, flores y árboles están distribuidos en un orden preciso, que transmite armonía y equilibrio. En este caso, la planificación correcta y el mantenimiento oportuno de la vegetación son esenciales. El jardín mediterráneo tiene un aspecto natural y se enriquece con las especies, los olores y los colores típicos del maquis mediterráneo. Se utilizan flores y arbustos, grandes árboles y suculentas. Hay zonas de sombra y relax, a menudo acompañadas por la presencia de agua.

Además de estos tres tipos, hay jardines modernos, que utilizan formas y diseños que se alejan de los jardines más tradicionales, por ejemplo, sustituyendo la vegetación por piedra y pavimento. Cada vez son más populares, también en Occidente, los jardines exóticos, como los jardines japoneses, que llevan el zen al espacio exterior y que se basan en los valores típicos de la cultura en cuestión.

Por último, pero no por ello menos importante, están los jardines en los tejados, los jardines verticales, las terrazas y los tejados verdes, que son jardines alternativos a las soluciones tradicionales. Existen diferentes soluciones para cada uno de estos tipos, que en conjunto representan una forma de garantizar el desarrollo de la vegetación incluso en lugares donde, aparentemente, no sería posible crear un jardín.

Jardines de bajo mantenimiento Además de conocer los tipos de jardines existentes, es importante recordar que el proyecto debe respetar todas las necesidades del cliente. Además de definir los espacios adecuados para las actividades que se van a realizar en ellos, es importante tener en cuenta el nivel de mantenimiento del jardín que será necesario.

Además del sistema de riego, que hace que el proceso de riego sea automático, el diseñador seguirá ciertos principios a la hora de diseñar el jardín. Por ejemplo, es aconsejable reducir las superficies dedicadas al césped, optando en su lugar por el pavimento, los caminos y el mantillo.

A la hora de elegir las especies, es mejor optar por especies de hoja perenne, que no requieran grandes podas y que sean lo más autóctonas posible, para que puedan sobrevivir más fácilmente al clima local sin necesidad de cuidados especiales.

Muebles de jardín, materiales de decoración e iluminación

Además de la elección y la disposición de las plantas, al diseñar un jardín hay que tomar decisiones sobre toda una serie de componentes "accesorios" igualmente importantes.

Un jardín puede enriquecerse con piedras o rocas, para delimitar espacios, crear lugares que destaquen de la vegetación circundante o crear diseños especiales. Hay diferentes formas y colores que se adaptan a todas las necesidades.

La elección del suelo también puede formar parte de un diseño coordinado de materiales y superficies. En la actualidad, existen numerosos productos en el mercado para satisfacer cualquier necesidad que surja a la hora de diseñar jardines, con materiales más o menos naturales, de alta calidad e innovadores.

Igualmente, importantes son las luces y el sistema de iluminación, que contribuyen tanto a hacer utilizable el jardín por la noche como a completar su estética e imagen. De hecho, a menudo la luz tiene un efecto decorativo impactante y hay que elegir entre farolas, focos, lámparas suspendidas, cadenas de luz, etc.

El diseñador de jardines también deberá prestar atención a aspectos como la contaminación lumínica, sobre todo en el caso de las grandes zonas verdes, que deberán ser iluminadas con sistemas más potentes.

No menos importante es la elección del mobiliario de jardín, que además de asientos, fuentes y elementos decorativos, incluye elementos arquitectónicos como cenadores y pérgolas, útiles para crear espacios cubiertos.

¿Cuánto cuesta diseñar y crear un jardín?

El coste del diseño de un jardín puede variar mucho en función del tamaño, el tipo de plantas y el tipo de accesorios elegidos, que también afectan al tiempo y la mano de obra necesarios para su realización. Por lo tanto, es difícil identificar un precio de referencia realista.

Noticia anterior Cómo ahorrar en la factura energética de la segunda vivienda
Noticia siguiente Descubre el mejor coche del año en el mundo del 2022